Datos, información, conocimiento


A menudo existe confusión entre los términos dato, información y conocimiento, hasta el punto de que suelen utilizarse indistintamente. Sin embargo, entre estos conceptos existen diferencias que conviene conocer.


Los datos son la mínima unidad de significado, elementos primarios de información que por sí solos son irrelevantes, que no dicen nada sobre el por qué de las cosas y no son orientativos para la acción. 


La información se puede definir como un conjunto de datos procesados e interrelacionados, que tienen un significado y por lo tanto son de utilidad para tomar decisiones.


El conocimiento es el resultado de integrar los datos y la información con la experiencia, los valores y la personalidad, permitiendo su aplicación a la vida y a la toma de decisiones.


Un número de teléfono, una fecha o un nombre son datos, y por sí mismos no tienen ningún valor informativo, pero cuando los relacionamos entre sí generamos información. Sin embargo, la información solo es útil cuando la utilizamos para hacer algo, incorporándola a nuestra personalidad para convertirla en conocimiento.


Así, por ejemplo, a partir de unos datos estadísticos (número de personas por edad, sexo, nivel de ingresos, estudios, etc.) se puede generar informaciónsobre las características de la población de un lugar, y esa información pasa a ser conocimiento cuando, en combinación con otras informaciones es utilizada para la planificación de acciones concretas en relación con ese lugar.


«Los datos, organizados y empleados debidamente, pueden convertirse en información. La información, absorbida, comprendida y aplicada por las personas, puede convertirse en conocimientos. Los conocimientos aplicados frecuentemente en un campo, pueden convertirse en sabiduría, y la sabiduría es la base de la acción positiva.»

Michael Cooley. Architect or Bee? Hogarth Press, London, UK, 1987.

Last modified: Tuesday, 25 June 2013, 9:36 AM